tres poemas de pedro antonio lópez cerviño

Estos son tres de los poemas con los que Pedro Antonio López Cerviño, se alzó con el Premio Nacional de Poesía José María Heredia correspondiente al año 2016. Pertenecen al poemario “Técnicas de respiración”, que a decir del jurado que lo premió “aborda con una mirada lírica y provocadora temáticas universales y de actualidad, resueltas de manera coherente y con un lenguaje que integra no pocas sutilezas corrosivas, a la par que muestra un cuerpo escritural seductor”

Como parte del premio, “Técnicas de respiración” se publicará por Ediciones Caserón de Santiago de Cuba en este año.

Poema de sexo

Si Dios se acerca a donde estamos
será porque alumbramos
y Él querrá saber
cuál nueva estrella habrá nacido
sin su consentimiento.

Mas no sabe –todavía-
que alumbramos por el fuego del infierno
que provoca la estampida de demoniosque somos
cuando hacemos el amor.

Y en ese caso
será mejor que no se acerque mucho
a no ser que no le importe
correr el riesgo
de meterse en la cama con nosotros.

 

Los alegatos

…yo morí de una bala de aceroníquel disparada en el catorce
por un mauser fabricado en la parte baja del Rhin
en una pequeña fábrica que primero fue de lámparas.

Yo soy Sthepan White.
Yo  morí de tortura soterrada en Santiago de Chile
en medio del fragor oeoeoeoeoa
de las graderías cuando Arturo Vidal patea el balón.

Yo soy Víctor Jara.
Yo morí de dardo al miocardio en el bosque de Sherwood
tras cazar el venado del Rey.

Yo soy Robin Hood.
Yo morí de incineración inquisidora
asfixiado
por el humo intenso de la pinotea antes de las quemaduras
de tercer grado.

Yo soy Giordano Bruno.
Yo morí de gas en Auswicht.

Yo soy WotiliaPanescu.
Yo morí de algún endemoniado virus
anaranjado  de VietNam.

Yo soy Pierce Ho Chi Smith.
Yo morí de esquirlas de arena en los ojos.

Yo soy Sadam Hussein.
Yo morí de mi propia mano en un bunker de Berlín.

Yo soy Adolfo Hitler.
Yo morí de la bala de Wherter que no dio en el blanco.

Yo soy John Lennon.
Yo morí de uppercut en la conciencia.

Yo soy Mohamed Alí
Yo morí de inmersión infinita en el Nautilus.

Yo soy el Capitán Nemo.
Yo morí de vih inseminado en una piedra
que me rajó el cerebro.

Yo soy La Eterna o Micaela la ternera.
Yo morí de cercenación del cuello
en las cruzadas defendiendo el único Dios
de los posibles.

Yo soy el Cid Campeador.
Yo morí de bomba antes de nacer en Hiroshima
y no pude jamás saber mi nombre…

 

Álbum

En la primera foto estamos todos
apretados los unos a los otros
-eran de lente estrecho las cámaras de otrora-
Aparecemos en el blancoscuro del papel
con una sonrisa esperanzadora
que el tiempo ha convertido en una mueca.

En la segunda foto ya no están los que se fueron
para La Habana y la URSS los otros para el Norte.
Los que ahí aparecemos
ya no tuvimos que apretarnos tanto.

Quizás uno o dos no se ven tan felices
pero aún las sonrisas son evidente mayoría
aunque el tiempo
ya saben
las convierte en muecas.

En la tercera foto se agregan las ausencias
del que murió de cáncer de garganta
el que le dieron un balazo en Etiopía
uno con sida  que no quiso retratarse
y otro que estaba preso para entonces.

Aun así alguno ensayó lo que hoy es esa mueca.
En la cuarta foto solo aparecen nuestros hijos
ya no hace falta que se aprieten tanto
en medio de tanta confusión
y todos hacen una mueca
que el tiempo se encargará
de convertir
-ojalá-
en una sonrisa esperanzadora.

 

One thought on “tres poemas de pedro antonio lópez cerviño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *