mario trejo fallece a los 86 años

Publicado por: Julián Pérez Porto

 

La voz del poeta argentino Mario Trejo se apagó el domingo pasado por la noche en el Sanatorio Güemes de la ciudad de Buenos Aires, donde permanecía internado. El autor de 86 años de edad se había casado un día antes con María Fernández, a minutos de recibir la extremaunción.

Nacido el 13 de enero de 1926 en Buenos Aires, Trejo co-fundó las revistas “Poesía Buenos Aires” y “Lamadrid” y fue el creador de libros como “Celdas de la sangre”“El uso de la palabra” (Premio Casa de las Américas) y “Los pájaros perdidos” (Astor Piazzolla se encargó de musicalizar el poema homónimo). También se desempeñó como periodista en “La Prensa”“Confirmado” y “Primera Plana”, una labor que le permitió entrevistar a figuras como Ernesto “Che” Guevara, Yasser Arafat y Jorge Luis Borges, según recuerda Clarín. El poeta, por otra parte, fue guionista y actor de cine, trabajando con el reconocido cineasta italiano Bernardo Bertolucci.

Los restos de Trejo fueron cremados ayer en el Cementerio de Chacarita. El editor Daniel Divinsky y los escritores Reynaldo Sietecase, Miguel Brascó yMario Schuster asistieron al acto y se encargaron de leer algunos textos del autor.

Sietecase, en Página/12, calificó a Trejo como un escritor “enorme” y un intelectual “brillante”, indicando que fue “una especie de Muhammad Alí” de las letras.

En sus más de ocho décadas y media de vida, Trejo residió en Chile, España, Francia, Israel y Egipto. La muerte lo encontró en su tierra natal, cerca de sus seres queridos. Tal vez, su desaparición física genere un repentino interés por su obra por parte de las editoriales y de la prensa especializada ya que, como señaló Sietecase, sus trabajos no siempre gozaron de la repercusión que merecía su talento.

Links relacionados: http://revistaazahar.blogspot.com.ar/2012/05/los-pajaros-perdidos.html 

http://hastaagotarelstock.blogspot.com.ar/2012/05/la-noche-cargada-de-silencios.html

 

UNA PALOMA DE VUELO POPULAR

Para Mario Trejo, en Buenos Aires

Si todos los caminos van a Roma,

Mario querido, no ha de sorprenderte,

que en Vía Monserrato quiera verte

cualquiera de estas  tardes la paloma.

 

No la albertiana, la inmortal paloma,

sino la que de Cuba  vuela  fuerte,

con la inmensa alegría de saberte

el mismo Mario que conquistó Roma.

 

Mario, Mario querido, finalmente,

abracé tu sonrisa, amé tu frente,

y lloré con tu llanto tan cercano,

 

como si aún tomados de la mano,

fuéramos de  tu puente  hacia  mi  puente

bajo el oro feliz del sol romano.

 

Con mi gran cariño siempre

Aitana

La Habana, 13 de marzo de 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *