juana de ibarbourou, la tendencia poética y el gozo de vivir

Por: Damaris Otero Olivera.

UN DIA
Mañana me levantaré de madrugada.
Quiero ver cómo el sol, alfarero barbado,
Va modelando el cántaro de un día
en el torno remiso de este mes de verano.

Como un artista chino pintará al empezar
una fuga de pájaros y llanuras floridas.
Los siete colores, los siete colores de la luz,
irán haciendo claro el gris de la arcilla.

Yo marcharé por los caminos en procura de hierbas,
en elección de plantas textiles y aromáticas
que luego estrujaré, ayudadora, sobre la greda.

Cuando el alfarero ponga el vaso en las manos de Dios
tendrá también el olor vegetal de las selvas.

Y Dios dirá, con plácida sorpresa:
¡Qué brillantes son y qué bien huelen
mis tierras de América!

Caminos de campos soleados como el poema en cuestión ponen al descubierto una creación poética caracterizada por la sencillez, la ligereza y la perdurabilidad de las impresiones de esta poeta uruguaya. Nacida en 1895 en Melo, en el Departamento de Cerro Largo y nombrada Juana Fernández. Se convierte prontamente en la gran poetisa Juana de Ibarbourou y su nombre comienza a sonar con fuerza en todo el Continente americano hasta que en 1929 esta voluptuosidad hecha creación y pertenencia la llevan a ser la tan reverenciada “Juana de América”. Un mundo lírico que transcurre desde una bucólica entonación y un sentimiento casi vegetal y se prolonga desde un punto álgido del erotismo hasta descansar en una ternura sosegada e intimista que tiene su arraigo en lo melancólico, y sigue su transformación en las profundidades más reflexivas del ser humano. Entonces, al asiento de lo abstracto se amortigua y los ardores de la naturaleza se van tornando más meditativos en la continuidad de su obra con ciertos matices de fervor religioso y una humanística nostalgia de todo. De ella, y de Delmira, de Alfonsina y de Gabriela, viene la iniciación de gran parte de las poetisas de habla hispana.
Otros poemas: La hora, Olor frutal, El dulce milagro, La higuera, Vida-Garfio, Caronte, El nido, Raíz salvaje, La inquietud fugaz, Noche de lluvia, El ciprés, El forjador, La rosa de los vientos, Tiempo.

Bibliografía: Antología de la poesía Hispanoamericana, Uruguay. Madrid, 1968. Gines de Albarda/ Francisco Garfias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *