poemas de rogelio martínez fure

Cubapoesia comparte hoy una selección de poemas de Rogelio Martínez Fure

BALKIS ANTE EL ESPEJO

“Negra y hermosa soy”
No oscureció el sol esta piel
herencia de mis padres.

Pequeño jugoso
mi sexo es fruto morado
en selva prohibida
o flor de quimbombó.

Mis senos son cálices
cincelados por orfebres
de Yenné o sonoros
asherés.
¿Quieres beber en ellos
El ashé de la Vida?

LA ENTREGA

Onix viviente
entre mis manos,
tu rostro.

Obelisco erguido
en la planicie oscura
de tu cuerpo.

Cálida lluvia
que inunda lo más ignoto
de mi vientre.

Taita Tiempo se detiene.
No me importan
leyes y preceptos
ni el aletear del viento
entre las ramas.
Ala soy.
Se enredan mis suspiros
de nido en nido
de trino en trino.
Me pierdo para siempre
entre tus brazos.

ALABANZAS

¡Benditas las manos de Obatalá
que modelaron la arcilla de tu cuerpo!
¡Bendito el cuchillo de Ogún
que talló tu rostro de ifeña!
¡Bendito el adó de Elegbá
que sembró la voz
en el profundo nido de tu boca!

Si Obatalá supiera.
Si Obatalá sospechara.
Si Elegbá se imaginara…
que tu cuerpo
tu rostro
tu voz
me cautivan
¡como música de flauta
perdida en la floresta!

SOLILOQUIO

Se quebró el cántaro
de mis sentimientos.
Ni una gota queda
del agua del Amor.
Árbol reseco
sin flores ni frutos,
soy.

Telarañas de palabras
envuelven mi casa
–nuestra casa—
vacía
de Dios como los templos.

Los Libros Sagrados
yacen carcomidos
por el Tiempo.
Los hombres olvidaron
sus mensajes.

Desolados,
los oráculos demandan
consultantes
Nadie acude

Y las telarañas
de palabras
titilan engañosas.
Abyectas
como solitarias flores
del Recuerdo.

AUTORRETRATO

A El-Hadji Abbás Sall,
poeta senegalés

En mi rostro
–noche africana—
El Magnánimo plantó
su creciente luminoso.
Cuando sonrío,
¡mueren de envidia
Los soles sorprendidos
de mis ojos!

ULTIMA ADVERTENCIA

La Historia tiene dos partes:
Lo que se cuenta… y lo que sucedió.
Axioma abakuá
Ivor Miller, oré mi

Nuestra historia
está hecha
de mi versión
y tu versión.
De lo que decimos
y lo que ocultamos.
De la Memoria y el Olvido.

Algunos afirman
que jamás abrazaremos
la Verdad:
espejismo de aguaceros
en el Sájara.

Pero yo
la buscaré
dentro de mí.
O en el rincón
más recóndito
del Universo.

Kaidara existe.
¡Recuperemos la Memoria…
y también el Olvido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *