bajo las finas redes de alex pausides

La Jornada Literaria de homenaje a Manuel Navarro Luna reconoce por estos días la obra creadora del poeta Alex Pausides.

Bajo las “finas redes” de Alex Pausides
Publicado el 29 Junio, 2011
Artículos
Por Kaly Smith Llanes

Todo comienza el día que el mundo acaba
Alex Pausides
Pocas veces un poeta me había cautivado tanto como lo hizo el invitado del espacio Finas redes, en el Centro Dulce María Loynaz. Su conductor, Jesús David Curbelo, convidó a Alex Pausides el pasado 7 de junio, para que compartiera con el público algunas de sus composiciones e hiciera confesiones.
Pausides pocas veces realiza lecturas públicas, sin embargo propicia encuentros con otros poetas, comentó al inicio, el conductor del espacio. Luego, dio a conocer las diferentes facetas del autor: voz peculiar dentro de la poesía cubana con distintivas marcas estilísticas; editor de Ediciones Unión, Editorial Abril y Proyecto Sur; Premio Gaceta de Cuba y Premio de la Crítica y coordinador del Festival Internacional de Poesía de La Habana. Se le concedió la palabra al invitado, y comenzó el hechizo.

Al hablar de su obra, Pausides se refirió al poemario Habitante del tiempo, de 1995; libro conocido internacionalmente, pero de poca repercusión en Cuba. La primera peculiaridad de los textos, luego compartidos con los presentes, es que fueron escritos en un período de crisis —existencial, ideológica y política—. Se constata, al escuchar los poemas, que están cargados de la fragilidad y la sensibilidad del hombre. Los temas abordados en las composiciones acentúan la melancolía y la tristeza de un poeta sufrido: la isla de Cuba, el viaje, el mar, el horizonte. En ellos, Pausides demuestra un dominio excelente de la cultura clásica, la mitología y la filosofía. Después de una intensa lectura, en la que tejió su red para cautivar al público, comenzó la conversación entre el conductor y el invitado.
El autor argumentó haber asumido los temas mitológicos, de manera natural, para intentar una poesía sensorial, porque le permiten la emoción de encontrarse con las palabras.
Pausides explicó que hay motivos importantes de la cultura universal que no se deben dejar de lado, a algunos de ellos ha llegado por la lectura de La Biblia y de un poeta profundamente humano, como César Vallejo. Después de una etapa de romántica, llegaron los años 90, momento que lo sorprendió, y comenzó a componer textos políticos con raíz humana.
Curbelo le propuso hablar de la poética de los 70, y de la llamada poesía de la tierra. Como buen conversador, Alex Pausides reveló varios criterios al respecto. En las composiciones de esa época, asumió el habla de la ruralidad pues su poesía tiene mucho que ver con los arcaísmos. De ahí que explotara las influencias del entorno donde nació: los paisajes, los pájaros, los árboles, aunque destacó que su experiencia surgió, fundamentalmente, del lenguaje. Según sus propias palabras, no tenía conciencia de su incursión en esta temática, y la crítica que no vio fortuna en esos textos no ayudó a trascenderlos.
Para cerrar el encuentro, el conductor le pidió hablar de una zona muy especial en su obra: la erótica-amorosa, y de sus proyectos de publicaciones. Para Pausides el tópico amoroso es una constante en sus poemas, porque la mujer es lo más importante en la vida. La asocia a la belleza, la música, la adolescencia y a la génesis. La mujer, ser conquistable, constituye un valor fundamental para los hombres y la sociedad. Ella es depositaria de la vida y la pasión, por eso el respeto y la reiteración de su figura en su poesía. En relación a sus planes confesó que está trabajando en tres libros simultáneamente, pues “los libros no se escriben, los libros son”.
Debo lamentar, para mi desdicha, el no haber tenido antes la oportunidad de escuchar a Alex Pausides. Sin embargo, el encanto desplegado por la lectura y la conversación sostenida con Jesús David Curbelo, llenó el espacio de mi pena pasada. Apresados también quedaron los presentes bajo unas finas redes, imperceptibles ante la vista. Queda ahora esperar por un próximo invitado en el Centro Dulce María Loynaz.
Tomado de www.cubaliteraria.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *