poemas de jotamario arbelaez

 

PROCESO DE UN APRETON DE MANOS

Quien da la mano da lo mejor de sí
Señor mendigo reciba usted esta bella sentencia
La mano que se estrecha vale su peso en oro
(La mano que se estrecha no oprimida por un guante
No oprimida por la estrechez de la boca del jarro
Donde antes hubo flores
No la mano atrapada en la puerta
Despachando dolor en los cinco sentidos
La mano lavada la mano sin pedantería
Con la que se levanta una hostia o se compra un helado)
La mano derecha de la amistad es fuerte como la trompa de un elefante
Y se usa para bendecir a las gentes que oran
Se usa para levantar las valijas
Se usa para llevarse el pan a la boca
Se usa también a veces para quitarse el sombrero de la vida con un arma
de fuego
La mano izquierda es una mano de pocos amigos
La mano izquierda es una mano llena de ostentación
Por eso la mano derecha no conoce la hora
Que está sonando en la mano contraria
Por eso la mano derecha es el lugar que ocupa tu mujer en la cama
Por eso la mano derecha es el amigo que anda colgado de tu hombro
Apretando fuertemente su pistola para defenderte
Manos que se estrechan no pesan nada
Escribió maravillosamente Paul Éluard doce años antes de mi nacimiento
Y yo estrecho la mano de Paul Éluard
Ahora podrida bajo los cementerios de París
Una mano agitada por el viento de la despedida
Una mano quemada al calor del afecto
Una mano acariciando unas piernas inválidas
Esas tres manos hacen de mí
El mejor de los hombres posibles

El profeta en su casa (1964)

MANOS

proceso de un apreton de manos
Me gusta más la izquierda,
la del reloj, la de la argolla de oro.
La otra mano es más blanca y más directa,
como que está más cerca de sus actos
Me he fijado en las líneas de su mano
y en cada palma el trazo es diferente.
Por lo poco que sé de quiromancia
adivino que es débil, enfermiza,
con un tic de maldad.
En lo que toca
deja huellas de polen.
O de polvo,
para ser menos líricos,
para ser más concisos, periodísticos.
Describiré sus manos dedo a dedo
pero en otra ocasión.

El cuerpo de ella (1961)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *