palabras a la innombrable

de Alex Pausides ( de su libro Pequeña Gloria).

La poesía es una extraña desnudez. Pone la autentica piel a la luz de unos ojos casi siempre innombrables,   y la voz surge a condición expresa de que esos sus ojos nunca echen sobre nosotros su esplendor y podamos,en lo oscuro, continuar creyendolos eternos, vagamente nuestros, inefables; hasta que una mañana no hay modo posible de evitarlos y guardar silencio y la luz nos deja ateridos, desnudos,puestos en evidencia, a la espera de otra secreta imagen que nos haga dueños, cómplices de un nuevo, definitivo encantamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *