música e identidad, una invitación al repensar lo cubano

por Karel Leyva Ferrer.

Con la presentación de Música e identidad. Impronta de la música en la identidad y la sicología social del cubano de Oscar Oramas Oliva, hecha por el Doctor José Loyola, en el recinto temporal del Museo Nacional de la Música, este 6 de diciembre, inicia la Colección SurEditores la promoción de las novedades que se comercializarán en la próxima feria del libro de 2019  que saludara el 500 aniversario de la Habana.

La presentación de este segundo título del exdiplomático cubano, que ve la luz a través del sello editorial del Festival Internacional de Poesía,estuvo a cargo del Dr. Jesús Gómez Cairo, director del museo, acompañado por la Premio Nacional de Literatura Nancy Morejón y la cantante Emilia Morales para cimentar la sólida arrancada que este libro tiene en su ya planificado recorrido por las escuelas de arte y centros de estudios sociológicos vinculados a la música que existen en el país, sirviendo como un complemento necesario al referirse al entorno sonoro cubano como una validada fuente identitaria.

Apenas tres capítulos y poco más de ciento treinta páginas sirven para despertar en el lector avezado u ocasional el interés por continuar profundizando en la aventura del conocimiento antropológico de lo nacional y lo universal.

 

En palabras de Nancy Morejón este libro tiene la virtud de darle a la Colección SurEditores y al trabajo de la UNEAC un valor añadido, ya que la música nuestra  ,junto a la brasileña y a la negra norteamericana son tres de las grandes vertientes de la música popular del mundo, que gozan del don de encantar.

Nuestros músicos siempre se impusieron en cualquier geografía a pesar de sus orígenes humildes en muchos de los casos,a pesar de no poseer los estudios clásicos y muy a pesar de la existencia del bloqueo o lo hipócritamente llamado embargo.

Nuestra música tiene un peso importante en la formación transcultural de nuestra identidad dándole al artista cubano una fuerza propia que lo ubica en lugares cimeros, apoyados sobre todo en el universo percutivo heredado de África.

Así mismo los aportes de los textos musicales, al gracejo popular señalado por Oramas en este libro son también apuntes de la copiosa relación dicotómica entre lo creado y lo asimilado para ser recreado que como una indetenible maquinaria se impulsa día a día.

Oramas agradece al poeta Pablo Armando Fernández, el profesor Luis Salomón y al presidente del Instituto del Libro Juan Rodríguez que junto a Alex Pausides editor jefe  de la Colección y a Marlene Alfonso, coordinadora de la gestión editorial de este título, quienes impulsaron al nacimiento de Música e Identidad. Apunta que desde pequeño su vínculo con la música lo ha llevado reconocer del tremendo significado de esta embajadora sin credenciales que se mete sin permiso en cualquier rincón del mundo haciendo conocer a nuestra isla.

Así lo pudo constatar en su largo periodo de trabajo fuera de Cuba como parte de su labor como diplomático fundamentalmente en África. La música es paz, amor, luz y solo he querido con este libro homenajear a sus creadores, concluye Oscar sus palabras en la presentación de esta tarde de jueves.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *