juan gelman, poesía bajo la sombra de la memoria

por José Gregorio Vázquez.

 

¿a la memoria le falta realidad

a la realidad le falta memoria?

¿qué  hacer 

Con la memoria

con la realidad     

En la mitad de esta derrota o alma?

Juan Gelman.

 

La soledad extrema del exilio

 

Me detendré

                                                                                                 quieto  en tu lluvia de  sueño

                                                                                                         lejos en el   pensar

                                                                                                             sin temor

                                                                                                             sin olvido

                                                                                                                                                                             Juan Gelman.

Juan  Gelman. Su voz. Su  silencio. Su dolor. La alegría solapada. El amor. El exilio. Los amigos que ya no están. La memoria de  sus compañeros torturados desaparecidos. Su hijo. El vacío  hondo en el  alma. La penuria. El trago amargo. El corazón destruido por su desaparición. Los años de lucha. Los años de confrontación. Las palabras  para crear. Las palabras de otros para destruir. Los fusiles de la impiedad. Las balas que la soledad y  la lejanía hundían más y más en la piel reseca del dolor.En  la piel cuarteada  por  la     inclemencia del dolor. Las muchas ciudades que le acompañaron. Dónde está el poeta. Dónde se ha refugiado el poeta. Desde  dónde canta con la palabra escondida, protegida. Desde dónde grita en  silencio. Desde qué rincón del  mundo pronuncia con la piel desgarrada.

Con los ojos  heridos. Con la nostalgia   acechando la página secreta. Sucumbiendo ante  el silencio impuesto. Dónde vive el poeta. Dónde reposa. Dónde sueña. Qué agua pura    puede darle vida. Qué escribe el poeta. Cuál  es la piel de su poesía, la carne de su poema.

 

Que  sean estas palabras un pequeño gesto para escuchar la voz de un poeta que nos traduce desde el      tiempo lo esencial del poema, y nos hace partícipes de sus palabras,del recorrido por donde andan protegidas sus palabras, esas que aún hoy podemos encontrar en su  obra, en sus sueños, en su voz.

 

Nota     VII   

 

ya no te  quiero

furia

no te quiero más

rabia me desolás el corazón

me volvés  ciego el corazón        

y  yo necesito que la claridad me bese como amor  donde amo mi acabar           

como  empezar

vení tristeza

mátame  vos  los muertos que mochileo con toda el alma

o  termnalos de matar

ya que  la gente  sigue

como  paisaje  o voz  que no se calla

gente  que no termina más    

           

 

El poeta lucha con el destino

           

Asomos       

 

podrías   estar   avanzando  a  empujones  por un río  de tristeza

con la tristeza al cuello

los ojos ciegos ya de tristeza

el  alma como un pez en tristeza

ninguna

orilla  a  la  vista

o  calor  o  sol  como  mano o tibieza y entonces podría

ser o saltar  la poesía del fondo enredada en los pies

 

consolación

memoria

triste tal  vez

pero ya no  tristeza

dolor tal  vez

pero memoria

consolación

abrigo suavidad de los  días o lomo

donde descansa el  corazón  salvaje  y turbio y  triste como la tristeza y  furiosa cabeza

asomada a este viaje

 

Para el poeta no hay hoy, ni mañana, ni ayer. El tiempo  es uno  y  es ninguno.La palabra  es  siempre y          puede ser siempre  en  cada tiempo.

 

(fragmentos tomados de un trabajo publicado en    www.unionlibre.rakumin.org/)

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *