luis alberto crespo: resolana

tomado de :www.unionlibre.rakumin.org/

Editorial   La Draga y el Dragón

Curandero y fotografías: Enrique Hernández-D’Jesús.

 

 

Luis Alberto Crespo publicó en 1980 RESOLANA en Monte Ávila Editores.

Este viernes 4 de Mayo, a las cuatro de la tarde, con motivo de la Celebración de los 50 años de la Editorial Venezolana, en el marco de la exposición LETRAS Y ROSTROS DE AMÉRICA, en la Sala Arturo Uslar Pietri del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos CELARG, Crespo leerá poemas de RESOLANA. Para Unión Libre, doblemente celebratorio, esta página se llama así como homenaje al creador del poema UNIÓN LIBRE André Breton y a la columna que Crespo publicó en el diario El Nacional por muchos años de crítica y reflexión poética sobre los poetas venezolanos y del mundo.

En la dedicatoria que me hace en el libro RESOLANA el mismo año 80 dice: …son estas frases que siguen y donde aparece lo que será la intemperie de adentro de lo irremediable.

 

Un gran abrazo de su poeta, Hernández-D’Jesús.

 

La pared enseñaba su hendidura en nosotros

Donde estábamos sin más agua qué decir

Esa boca blanca cuando hablábamos de caballos

Apoyándonos en nada como en los retratos

 

(Espérance)

Yo que me fui por un caballo
y volví distraído

Por otras partes
Para allá

Tapándome para no perderme
Con el cuerpo en los ojos

Lo que te entrego ahora lo soñaba
Te lo digo como una astilla

Lo más nada mío

(Char)

Ahora lo hago por mí

perdiz

La mano brilla

como un disparo

Me enseño con dedo
en la caída interminable

Para ti es lo que enrojece
Para mí la tentación

Ya lo sé, tortolita, ya lo sé

Lo mismo oscuro

por la frente por el campo

Y ese rugoso entre los dos

como una mano sobre lo lejano

Ya lo sé, ya lo sé

¿Qué acabamos con mi cuerpo?

 

(Alazán)

Escucha las hojas
Ahí está tu caballo

El alazán

que venía por tus manos

y lo tocabas

como un resplandor

Lo imaginabas

y te obedecía

Déjalo olvidado

correr

Nunca sabrá

por qué ya no anda en ti

Hago bulla
para que la torcaza piense en mí

Me recuerde cada vez más alzada

adivinándome
en su muerte por lo profundo

Sea mi tiempo su elevación

Ayer

Sin regreso

Recuérdame para no perderme
No me impaciente en el resplandor

Déjame en la orilla

la cosa clavada

Alúmbrame con lo que acaba contigo

Tiéndeme sobre mí
sólo sobre mí

Ponte de abismo

Abandóname
Suéltame

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *