poetas venezolanos contra la guerra

Poetas de la solidaridad y del alto compromiso con los pueblos

Aquí tenemos a poetas cuya sensibilidad artística no les permite callarse ante el horror. Son los poetas de la solidaridad, poetas que decidieron no ser evasivos, que saben que la guerra no se resolverá con sólo cerrar los ojos o con cruzarse de brazos. <por eso tenemos ante nosotros la valentía de estos versos que fijan posición ante los pueblos que sufren, que suben el puño en la lucha ante esa imagen que ahora, lamentablemente, se nos han vuelto universal: el hombre ante la guerra, ante la muerte sin fin. Esto nos obliga También a hacer universal la imagen de la necesidad de la paz, de la urgencia de la vida y nos recalca que debemos defenderla. Estos poetas hacen un ejercicio permanente de respaldo a la humanidad, esta es una obra de alto espíritu colectivo.

Eddy Gómez Abreu

RAMÓN PALOMARES

PALABRAS POR EL LÍBANO

(Mérida, agosto de 2006)

Ah los que están ahora solos y extraviados en desolación,

casas revueltas, pedazos de ventanas, sillas por los escombros

¿y los ausentes, los que todo llenaban?

Ah los que miran a ninguna parte en medio del ruido

los que no escuchan ruido alguno pese a los tenebrosos estruendos

Las gentes que medran de esta orgía

no pertenecen a lo que llaman raza humana

La muerte los emplea, el mundo los odia, son entelequia de la desgracia

En sus pantallas, señalando sus nuevas propiedades

abren mapas esmeradamente sangrientos

¡Dueños del mundo!

Los poetas de Afganistán escriben con fusiles entre las piedras

Y los poetas iraquíes desandan entre la diáspora y la resistencia

Y los poetas palestinos sueñan con una carga de explosivos encima de su pecho

Y las poetas y los poetas del Líbano están hoy de guardia como paramédicos y guerrilleros

Árabes, persas, de las secas murallas ,del Simún y el desierto

Los bendice el gran Omar Khayam, Khalil Jibram Khalil los bendice

Aparte de rogar por mujeres y hombres y niños de la dulzura y el amor

Aparte de exclamar No más niños reventados por las bombas

El sentimiento y la razón se preguntan

¿Dónde estaban los señores de los estados poderosos,

de los estados más pequeños pero muy importantes

Y de los supremos organismos de Paz y concierto?

Han muerto como siempre en esta nueva temporada de huracanes,

muertos de peste, de asustadiza complicidad

Sin embargo con estruendo y fanfarrias

Estados Unidos, Inglaterra, Israel

aparecen en el proscenio, brindan por la amistad de los asesinos

y se prometen borrar de sus tierras al Islam, a los árabes y persas,

y arrojarlos al mar.

La mesa está servida-dicen

Y cuántas almas vivas, edificios, refugios, habitaciones, aeropuertos y puentes

entre polvo y pedrusco harán volar-¡ se prometen!

Veremos. No es tan fácil.

Cuando se trata de la argamasa, del hierro y de la piedra, pase, puede suceder

En cuanto al amor, el sacrificio y la fe inquebrantable es otra cosa

¿Cómo podrá ser igual?

NO PASARÁN

JUAN CALZADILLA

SI SE ANUNCIARA DESDE UNA SALA DE JUEGO (2003)

Lo que vuelve más terrible a la onda de pánico

desatada tras la decisión de llamar a la guerra

cuando se la anuncia al mundo a través de cincuenta

micrófonos, es la carencia

absoluta de humor en quien la declara.

Si esta decisión fuera tomada menos en serio

si se anunciara desde una sala de bingo,

con aire desenfadado y menos sentencioso

( y hasta en mangas de camisa) la gente

podría estar mejor dispuesta para entender

que la guerra, además de ser un hondo negocio,

es parte de un gran juego en donde solo

los que son enviados a combatir en ella

llevan las de perder.

Pero ¿quién después de oír

el patético anuncio carente de humor,

va a creer que el mundo mejorará porque

se afirme que la guerra es la única manera

de cambiarlo?.¡Dígalo cantando, señor!

Y no es que yo no piense como cualquiera de ustedes:

Quien quiere que el mundo siga siendo como es,

no quiero que siga siendo…

GUSTAVO PEREIRA

LA PARTIDA

Como quien pesa cada minuto de su funeral para partirlo en pedazos

Vino un tiempo de horror trajeado de fulgores

Vino un tiempo meticuloso como analista imperial

a cuyo cerebro trepan cada noche enemigos

Vino un tiempo entreabierto al engaño, al azufre y al lodo

Vino un tiempo en litros de veneno

dispensados como se ofrece una rosa

Vino un tiempo de bebedores tristes y de navíos desmantelados

bajo las estrellas

Vino un tiempo de metales erigidos para tapiar todo sueño

Vino un tiempo deshonrado por el pozo sin fondo de los ríos en pena

Vino un tiempo en música de rock ahogado en su arrebato. Un tiempo

acariciado sólo por los amargos. Un tiempo de fantasmas sin sombra

Vino un tiempo gastado y transitorio ausente de toda pradera

recién amanecida

Un tiempo implantado a golpes de grito y de metralla

Espesándose vaciándose quebrándose desciende hacia su tumba

porque la vida le ganará la partida

TAREK WILLIAM SAAB

PIEDRAS DE JERICÓ

Reclinamos las armas para orar

por un momento

dominios

en una tierra áspera

Un mapa destruido

En los inviernos

Impidió ejercer la piedad

El final fue abolir todo destierro

ser una lluvia

o una carpa

estrellada

en la medianoche

2

En la cima

el martirio es un cielo

rodeado de alambradas y púas

cerca pasa un río

invisible

bajo el lodo aparecen

casas pintadas

que los pájaros lucen

3

Galopar en un caballito de mar

la inclemencia cabalga su desdicha

como una música de árboles rotos

meciéndose dentro de las aguas

fuimos litoral

pozo

de piedras

que nos conmueve y

traiciona

4

Asomado a la ventana

Entreví en el fango los cuerpos maltrechos

los restos del ganado

el arcoiris

el portal

algún juguete flotando sin dueño

Las casas suspendidas en el aire

los destellos y

el surco de un río que en silencio

nos reintegra

invictos al sueño

5

“No elegimos el precipicio

esta sabana blanca de rocas colgantes

amanecimos en una estación doliente

con el peso de la montaña en mis ojos

yo corría por el puerto

y vi a mis padres pasar en un cajón negro

aún sin entender

lancé pañuelos a su paso…”

6

Con inteligencia otro perdón

concluye en la resistencia

el fuego libera la debacle

e inventa al rocío

Morir en la fe es nuestra ley

mi

reparo

absolutorio

7

Por qué nacimos

vamos aventados de un lugar

a otro

por dentro son astros y no ciclos

en la errancia

Una heredad

nos mantiene intactos

invencibles

asombrando a los árboles

por esta voluntad infinita de vivir

8

Nadie regresa

El viento sólo alzando harapos calcinados

algún navío hundido en la cólera

trae restos de banderas

Los ciervos queman lejos

sus hazañas en las vacas de un campo

olvidado

no hay granos ni

lamentos en el frío

Sólo un niño aterido en los tejados

lanza piedras

a la noche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *